logotipo
imagen

     Para el día a día en la escuela
     Núm
ero 47 (segunda época)
                     octubre
2018

imagen
imagen

Cada mes un nuevo tema para el día a día en la escuela. ¡Recomendala! Suscripción gratuita ingresando a www.12ntes.com.ar

La educación ambiental desde la escuela

Este número de la Revista está dedicado plenamente a la educación ambiental con un enfoque amplio, no solo aborda cuestiones relativas a la educación en el ámbito escolar, también extiende la mirada hacia el mundo de los adultos, fuera de la escuela. Son tantas las perspectivas y temáticas relativas a la educación ambiental que representó un verdadero desafío escoger los temas que finalmente incluimos en este número de la Revista, y las que desechamos quedarán guardadas para próximos ejemplares.

Próximo número de noviembre:   Enseñar a escribir. Relatos de maestras y maestros

imagen
Para el día a día en la escuela
imagen
imagen

¿Cómo? Fácil, por videoconferencia interactiva (en tiempo real)

Proyecto SIN DISTANCIAS
propuestas 2019

Sin moverte de tu escuela o de tu casa

Comienza en abril

Seminario: Supervisar la tarea docente

Una charla cada 15 días

Sólo necesitás conexión a
Internet

Te damos bibliografía y propuestas de trabajo 

Podrán ver las charlas desde la escuela (u otro tipo de institución) o desde una casa particular.

imagen
Para el día a día en la escuela

Proyecto SIN DISTANCIAS
propuestas 2019

Destinatarios: Supervisores/as, Directores/as, coordinadores/as  pedagógicos/as, capacitadores docentes, equipos técnicos, profesores de institutos de formación docente.

De abril a agosto, un martes por medio de 18 a 20,30 hs.

Contenidos:
La supervisión pedagógica en el centro de las tareas directivas. La supervisión en el equipo directivo.
La supervisión en las áreas de matemática, lengua, sociales,  naturales.
La evaluación de la tarea  docente. Procesos de seguimiento y acompañamiento del docente en la tarea áulica. Investigaciones acerca del proceso de supervisión. Modelos. Fracaso escolar, dificultades de aprendizaje y estrategias de abordaje.

Inscribite entrando a www.12ntes.com.ar



Informes:
gustavo@12ntes.com.ar

Equipo docente ya confirmado

Alicia Camilloni, Ruth Harf,  Hilda Weissmann, Mirta Torres, Verónica Grimaldi, Beatriz Aisenberg, Ana María Espinoza, Gustavo Gotbeter. 

Coordinación general: Gustavo Gotbeter

Para ver en la escuela: 5 pagos mensuales de $2200.- Hasta el 30 de noviembre  ¡25% de descuento! =$1650.- ¡Sólo $825 por encuentro!
Para ver en casa: 5 pagos de $1100.-  Hasta el 30 de noviembre  ¡25% de descuento! =        $825.- ¡Sólo $412,50 por encuentro!

imagen
Para el día a día en la escuela
imagen

¿Cómo? Fácil, por videoconferencia interactiva (en tiempo real)

Proyecto SIN DISTANCIAS
propuestas 2019

Para Nivel Inicial, Primer Ciclo y Segundo Ciclo

Actualización en la enseñanza de las matemáticas

Nivel Inicial

Docentes: Verónica Grimaldi y Mónica Escobar

¿Cuándo? 2 Martes:  19 y 26 de marzo de 18 a 20,30 hs.

Inscripción para  ver en la escuela: 1 pago de $2200.- ¡1650! Para ver en casa: 1 pago de $1100.- ¡825!

Primer ciclo

Docentes: Verónica Grimaldi e Inés Sancha 
¿Cuándo? 2 Martes:  16 y 30 de abril de 18 a 20,30 hs.
Inscripción para ver en la escuela: 1 pago de $2200.- ¡1650!   Para ver en casa: 1 pago de $1100.- ¡825!

Segundo Ciclo

Docentes: Verónica Grimaldi e Inés Sancha
¿Cuándo? 2 Martes: 14 y 28 de mayo de 18 a 20,30 hs.
Inscripción para ver en la escuela: 1 pago de $2200.- ¡1650! Para ver en casa: 1 pago de $1100.- ¡825!

¡25% de descuento si te inscribís antes del 30 de Noviembre!

imagen
imagen
Tratándose de una publicación digital que puede enriquecerse permanentemente, quien desee aportar artículos de propia autoría, recomendaciones, aportes en general sobre la temática de cada número puede hacerlo enviándolo a gustavo@12ntes.com.ar. La publicación de los mismos queda a criterio del editor. 

Sumario

Reflexionar sobre la filosofía ambiental en
la escuela - Hilda Weissmann .............................................. Pág.  5

El Camino Escolar: un recurso educativo
y una iniciativa de movilidad sustentable
y segura - Lucas Galak  ..........................................................  Pág. 12

Huertas escolares: un proyecto que sigue
ilusionando- Entrevista a Claudia Serafini  ...................... Pág. 22

Cultivar la ciudad - Valeria Churba ....................................  Pág. 26

La verdad...no lo sabía: artículo a la manera
de un glosario - Macarena Maran ......................................  Pág. 33

Lo que el ambiente ofrece para que las 
personas puedan vivir - Miriam Kaufman ........................  Pág. 40

Notas del editor: Esta es un publicación on line, digital, virtual o denominación equivalente. Puede leerse también en foirmato PDF. Sin embargo, por defectos propios de la plataforma en la que está "montada" la publicación, al pasar a este formato, algunos rasgos de diseño pueden verse alterados. Estas alteraciones en nada dificultan la lectura; sólo constituyen un problema "estético".

Editor responsable: Gustavo Gotbeter
12(ntes) es marca registrada
Equipo: Roxana Gotbeter, Luis Rossaroli, Julián Sánchez, Pedro Nul.
Buscandos en Facebook - www.12ntes.com.ar

PERMITIDA LA REPRODUCCIÓN CON CITA DE LA FUENTE  

imagen

05

Para el día a día en la escuela

imagen
     Sin lugar a dudas, todas las escuelas tienen una manera particular de concebir y de relacionarse con el ambiente.  Todas tienen una filosofía ambiental de hecho, independientemente de que ésta haya sido o no discutida y consensuada, que esté o no explícitamente reflejada en su Proyecto Institucional. El ideario en relación al ambiente o lo que llamamos la filosofía ambiental siempre está presente en los comportamientos espontáneos y en las decisiones que asumen los miembros de la comunidad escolar de manera individual o colectiva. Está presente en aquello que consideran más importante, en los contenidos curriculares que priorizan, en el enfoque que le asignan, cómo distribuyen el tiempo u organizan los espacios y el mobiliario, en las metodologías de enseñanza, en el modo en que viven y ayudan a vivir la insti-tución, en el  clima  social  de  la escuela.

Reflexionar sobre la filosofía ambiental en la escuela

Hilda Weissmann

    El propósito de este artículo es ofrecer un instrumento que ayude a repensar la filosofía ambiental de la escuela, que indague sobre el grado de consciencia y la necesidad o no de hacer ajustes para garantizar la máxima coherencia entre lo que deseamos y decimos querer hacer y finalmente, hacemos.
   Consideramos que es importante que cada escuela tenga una visión compartida y así poder asegurar un trabajo conjunto, efectivo y coordinado. Se trata de detectar tanto los aspectos positivos sobre los que se quiera profundizar como las posibles carencias y puntos conflictivos que se quieran modificar. Gracias a este análisis se espera que cada escuela pueda acordar los ejes o ideas orientadoras que conforman lo que llamarán la filosofía ambiental de su escuela. Después habrá que velar porque esta filosofía se concrete en el modelo  de

Cada escuela posee su ideario, su cultura, que se manifiesta cada vez que se toma una decisión, un orden de jerarquías entre valores, sus normas de convivencia o se priorizan ciertas enseñanzas o actividades.

06

Para el día a día en la escuela

imagen

¿Por dónde comenzar?

     La iniciativa por convocar a un debate de estas características puede surgir gracias a la inquietud de algunos pocos docentes, de todos los maestros o del equipo directivo. También de las familias

u otros miembros de la comunidad esco-lar.  Quizás porque las iniciativas de edu-cación ambiental van aumentando en interés, complejidad e importancia o por el contrario porque se perciben disfun-ciones y contradicciones y quizás es hora de pensar en un cambio.

¿Cómo organizarnos? 

  Probablemente el primer paso que habrán de dar quienes han tenido la iniciativa es analizar y comparar sus propias expectativas en relación a las de los demás, así como la disponibilidad de cada uno. Si la distancia entre unos y otros es muy grande, la frustración puede acabar por abortar la iniciativa. Por lo tanto, se trata de negociar entre lo deseable y lo posible.
   Quizás una buena idea es comenzar por conformar una pequeña comisión orga-nizadora o coordinadora en la que estén representados al menos todos los colectivos  interesados  o  también alguno

gestión y en los programas de educación ambiental.

¿Dónde 'encontramos' la filosofía de nuestra escuela?

    Seguramente estarán de acuerdo en que podemos encontrar la expresión escrita del ideario de una escuela en su Proyecto institucional, aunque no exclusivamente en él. También está presente en la cartelera de la escuela, en la página web, en folletos u otros canales que contienen mensajes donde se anuncia un evento, se informa sobre un hecho puntual, se invita a las familias o a otros miembros de la comunidad escolar a una reunión o a participar activamente de una asamblea.  Asimismo, puede que exista una filosofía compartida sin fisuras entre toda la comunidad educativa o, por el contrario, se puede observar la presencia de diversas y contradictorias "filo-sofías". Por ejemplo, dentro del propio e-quipo directivo o docente, entre el equipo docente y el personal no docente, entre el equipo docente y los alumnos o las familias.
      En todo caso, debemos reconocer que no existen escuelas neutras porque, más allá de las orientaciones generales o nor-mativas del Ministerio de Educación o de la Supervisión, cada colectivo posee unas características propias que conforman su ideario, su cultura y que se manifiesta ca-da vez que toman una decisión, que esta-blecen un orden de jerarquías entre deter-minados valores, cuando asumen cuáles  son las normas de convivencia o prio-rizan ciertas enseñanzas o actividades.

07

Para el día a día en la escuela

imagen

Sugerencias para quienes sean miembros de la comisión

    Es importante tener en cuenta que:

-  se ha de animar a toda la escuela acerca de la importancia de la iniciativa, asumiendo una actitud positiva y constructiva;
- se trata de construir sobre la práctica comenzando por la propia realidad;
- es importante establecer buenas re-laciones entre los/as docentes y dar tiempo suficiente para el desarrollo de las iniciativas.

¿Cómo incentivar entre los colegas la toma de conciencia acerca de la importancia de la tarea?

    Antes de comenzar - si no hubiese una clara disponibilidad de todos los que quisiéramos que se involucren- será importante favorecer entre los compañeros de trabajo -docentes y no docentes- la toma de conciencia respecto de la importancia de establecer una clara política a favor del ambiente y las consecuentes estrategias de gestión y educación ambiental.
    Para ayudar a los colegas a percibir la importancia de evaluar recursos y propuestas e implicarse en el proceso de mejora de la educación ambiental es conveniente promover estrategias que sirvan para incrementar o canalizar la motivación.  Puede ser útil organizar alguno de los siguientes eventos:

- Hacer una charla o  conferencia  con  un

Cada escuela determinará - en función de sus propias circunstancias, quienes participarán y cómo. En cualquier caso, es importante asegurar canales eficientes de comunicación, de manera que todos tengan ocasión de informarse, opinar e intervenir.

La segunda decisión consiste en acordar si:

- comenzaremos por analizar lo que "decimos", es decir, revisar, consen-suar y redactar un documento (Proyecto institucional);
-  si por el contrario preferimos iniciar con lo que "hacemos", es decir, hacer un diagnóstico del desarrollo educativo en acción, o
-  si haremos simultáneamente la diag-nosis y los ajustes de lo que decimos y lo que hacemos.

Ambas tareas son inseparables, el orden depende de lo que sea más funcional para cada escuela.

de los que quisiéramos llegar a motivar.  Esta comisión deberá entonces comenzar por acordar:

- si se trata de un tarea que les corresponde exclusivamente a los docentes,
-  si se debería convocar a otros colec-tivos de la comunidad escolar, o
-   si en primer lugar la comisión debiera elaborar un documento y en una segunda fase abrir un debate amplio.

08

Para el día a día en la escuela

imagen

nos una campaña breve pero intensa sobre una temática de actualidad o en torno a un evento: día del árbol, día de la solidaridad, etc.
-   Realizar con los alumnos una encuesta sobre las actitudes familiares hacia el ambiente y  dar  a conocer los resultados.

experto. Actualmente, hay temas muy convocantes: el movimiento frigano,  programas de auto compartido, club de reparadores, ...
- Organizar una mesa redonda con la participación de personas vinculadas a un tema de interés (expertos, usuarios, alumnos, organizaciones no guberna-mentales, entidades, etc.) Por ejemplo: ¿Cómo han hecho algunos países o municipios para autoabastecerse de electricidad?: el caso del Uruguay. Vivir sin plástico: ¿una alternativa posible?
-  Invitar a compañeros de otras escuelas con una rica experiencia en proyectos de educación ambiental para que nos hablen de sus logros y de cómo superar los posibles obstáculos.
- Compartir con los docentes una experiencia vivida con sus alumnos dentro o fuera de la escuela o el desarrollo de un proyecto realizado con un pequeño grupo.
- Compartir los materiales, ideas o sugerencias recogidas en un curso o seminario.
- Proponer un debate sobre una problemática concreta del entorno o de la escuela.
-   Organizar una fiesta aprovechando un evento; por ejemplo, el Día del Ambiente, el Día del Agua, etc.
-   Buscar un lugar bien visible, instalar una cartelera y mantenerla actualizada con informaciones diversas sobre temáticas ambientales, recortes de prensa, publicidad de cursos y otros eventos, trabajos escritos o gráficos de los alumnos, anuncios, etc.
- Promover junto con un  grupo  de alum-

Proponer replicarla en la escuela.
- Realizar una visita que promueva el interés sobre la problemática socio-ambiental, por ejemplo: visitar una instalación de energía solar, hacer un recorrido guiado por la ciudad o el barrio, etc.

Preguntas para orientar el debate

  Una vez decidida la estrategia, la comisión organizadora deberá plantear los ejes sobre los que se elaborará el documento o se iniciará la diagnosis o se realizará el debate. A continuación, ofrecemos un extenso listado de preguntas orientativas que cada grupo deberá seleccionar, reordenar o ajustar según las personales circunstancias.

imagen

09

Para el día a día en la escuela

imagen

principios que se han consensuado?
*  ¿Están presentes objetivos que ofrez-can oportunidades para la educación ambiental?
* ¿Están presentes objetivos para garan-tizar una gestión ambiental sostenible.

1.3. Principales líneas de acción (aso-ciadas a cada uno de los objetivos).
¿Se ha previsto un modelo orga-nizativo permanente para llevar a cabo las diferentes líneas de acción (por ejemplo: crear una comisión coordi-nadora, definir espacios y tiempo para garantizar su trabajo, determinar quién formará parte de esta comisión?
* ¿Se han organizado actividades o diseñado materiales (folletos, carteles, etc.) para difundir, a la comunidad educativa, estos principios?
*  ¿Se prevé que todos tengan acceso a la información?
* ¿Se prevé la enseñanza de habilidades sociales  y  procedimientos  de participa-
ción?
* ¿Se han  elaborado  criterios  ambienta-

1.    Sobre el proyecto institucional

1.1. Ideario de la escuela en relación al ambiente
*  ¿Se define con claridad qué se entiende por ambiente, por gestión ambiental y por educación ambiental?
*  Esta declaración, ¿plantea los retos del desarrollo sostenible y define los principios de sostenibilidad?
*  ¿Expresa con claridad cuáles son los compromisos y la responsabilidad en relación al ambiente que deberían asumir cada uno de los colectivos que forman parte de la comunidad educativa (docentes, no docentes, familias)?
*  ¿Incluye específicamente declaracio-nes referidas a la responsabilidad ambiental y las actitudes positivas que se espera del alumnado como parte de su desarrollo personal y social?
*  ¿Hay referencias explícitas en rela-ción al desarrollo del pensamiento crítico, a la participación en la construcción de alternativas y a implicarse en acciones transformadoras concretas?
*    ¿Se pone el énfasis en la enseñanza y el aprendizaje de valores como la cooperación, la autonomía, la comuni-cación o la participación?
*    ¿Hay referencias sobre el cuidado del entorno y los recursos, por ejemplo: la voluntad de adoptar buenas prácticas en la gestión del agua, los residuos, la energía, la biodiversidad, el edificio y los patios, la limpieza y el mantenimiento, o sobre la política de compras?

1.2. Objetivos
*   ¿Incluye  objetivos  en  relación  a  los

Acordar y dejar por escrito estas declaraciones podría parecer una formalidad. Sin embargo, se trata de un primer nivel de concreción, imprescindible para garantizar la coherencia entre las decisiones que toman las diferentes personas que actúan en la escuela. La falta de explicitación de los conceptos que forman parte del ideario, crea barreras que impiden la comunicación, hecho imprescindible para llegar a acuerdos.

10

Para el día a día en la escuela

imagen

* ¿Cómo se suelen resolver los con-flictos?
*  ¿Qué valores están en la base de las normas de convivencia de la escuela (entre los propios adultos y entre los adultos y el alumnado)?
*   A la hora de llevarlas a la práctica, ¿se producen conflictos, qué tipo de con-flictos? ¿Entre quienes?
*  ¿Han participado los alumnos en la negociación de las normas de convivencia?
*  ¿Se favorecen procesos de intercam-bio y de cooperación formal e informal entre los diferentes actores (por ejemplo, con las familias)?
*  ¿Se observa una explícita intención por parte de los docentes de delegar responsabilidades en el alumnado?
*   ¿Podríamos afirmar que en la escuela se potencia un modelo de gestión democrático?, ¿cómo se evidencia?
* ¿De dónde nacen las iniciati-vas? ¿De los adultos (docentes, personal no docente, familias) o del alumnado?
*  ¿Como se viven las propuestas de cambio?, ¿cómo un reto, con ilusión?, ¿con resistencia?
* ¿El alumnado tiene libertad para planificar, ejecutar / evaluar las iniciativas? ¿Cómo se manifiesta?
* ¿Se promueve en las personas la conciencia de su capacidad y responsabilidad para participar y todo lo que ello conlleva?
* ¿Se potencia la creatividad de las personas implicadas en la búsqueda de nuevos modelos y soluciones para lograr los objetivos?
* ¿Hay oportunidades (tiempo, lugar, dis-

les para la gestión de la escuela?
* ¿Se prevé que el alumnado tenga opor-tunidades de implicarse en acciones reales de transformación del entorno inmediato y de reflexionar sobre la experiencia obtenida?

* ¿Cuáles serán las sucesivas líneas de acción?
* ¿Existen instrumentos de evaluación orientados a identificar la oportunidad de iniciar una determinada acción?
* ¿Existen instrumentos de seguimiento para controlar la calidad y continuidad de las acciones?
* ¿Se prevén mecanismos para la inclu-sión permanente de cambios orientados a la mejora de las acciones?

2.  La filosofía ambiental en la prác-tica escolar

     Lo que proponemos en este apartado es analizar cómo se manifiesta la filosofía ambiental en la vida escolar, en la práctica diaria.

* ¿Entre los adultos (equipo directivo, docentes y otros trabajadores de la escuela) existe un grado aceptable de homogeneidad respecto a las actuaciones hacia el ambiente?
*  ¿Cómo se manifiestan los acuerdos y / o los desacuerdos?

imagen

11

Para el día a día en la escuela

imagen

- adopta un enfoque amplio y abierto.
- promueve un pensamiento crítico e in-novador.
- impulsa la participación.
- integra la educación con la gestión am-biental.
- potencia la comunicación, el respeto por las diferencias y el propósito de mejorar la coordinación y la colaboración - involucra a todos los miembros de la comunidad escolar incluidos a algunos que tradicionalmente no se incluyen en el Proyecto institucional. Por ejemplo, cuando un trabajador no docente gestiona su tarea respetando los principios de sostenibilidad, se convierte en un agente educador.
    Se trata de pensar en una educación que aspira a formar una población cons-ciente y preocupada por el ambiente y por los problemas que con él se vinculan, una población que posea los conoci-mientos, las competencias, las actitudes, motivaciones y el compromiso como pa-ra poder trabajar individual y colectiva-mente en la resolución de los problemas actuales e impedir que surjan nuevos.

ponibilidad, ...) para la coordinación entre áreas o entre diferentes grupos y docentes?
*  ¿Cuál es el alcance de los mensajes que se enseñan en la escuela y en el aula en relación con la calidad ambiental y el desarrollo sostenible?
*   ¿La escuela es una institución abierta al barrio, a la ciudad y a entornos más lejanos ?, ¿cómo es manifiesta?
*  ¿Se fomenta la participación de los alumnos o de otros miembros de la comunidad escolar en programas o campañas ambientales promovidas por otras instituciones?
* ¿La coherencia con la filosofía ambiental se manifiesta en el enfoque pe-dagógico de otros programas o iniciativas que se llevan a cabo en la escuela?


Finalmente ...


   Como se puede inferir de las pre-guntas, estas parten de entender la educación ambiental como un ámbito de conocimiento y acción que:

Hilda Weissmann realizó estudios de Ciencias de la Educación en la Universidad de Buenos Aires y de postgrado en la Universidad de Barcelona. Fue maestra, directora de escuela, docente universitaria, investigadora y formadora de formadores. En 1975 crea con otros colegas el Taller de Ciencias Eureka y más tarde el Taller de Ciencias y Computación Galileo Galilei.  Cuando regresa la democracia, coordina en la entonces Municipalidad de Buenos Aires, el Área de Actividades Científicas. Entre 1992 y 2011 vive en Barcelona donde comparte su interés por la Didáctica de las Ciencias con la Educación Ambiental. En el año 2000 el Ayuntamiento de Barcelona le encarga el diseño y posterior dirección de la Agenda 21 Escolar, cargo que mantiene hasta su regreso a la Argentina en 2011. Fue asesora en diferentes municipios europeos para la implementación de proyectos similares. Es consultora en Comunicación y Educación Ambiental en la plataforma de trabajo colaborativo, La Ciudad Posible. Es autora de recursos, artículos, libros y proyectos sobre su especialidad. Hilda Weissmann <hildawe@laciudadposible.net>

12

Para el día a día en la escuela

imagen

El Camino Escolar: un
recurso educativo
y una iniciativa de
movilidad sustentable
y segura

Lucas Galak

    En nuestras ciudades, los niños han perdido la oportunidad de experimentar y descubrir su ciudad, proceso que normalmente se inicia en el trayecto cotidiano a la escuela. Los problemas de siniestros viales, de infraestructura deficiente para el peatón, así como el creciente vandalismo -muchas veces, sobredimensionado por la televisión- producen un temor creciente que da como resultado la reticencia de los padres para dejar ir a sus hijos solos a la escuela.  
   Es por ello que se hace necesario cambiar la forma de diseñar y gestionar el espacio público para que éste se adapte a las necesidades de los peatones (especialmente, para niños, ancianos y personas con discapacidad); cambios que, sin duda alguna, repercutirían en toda la ciudadanía. Es importante implicar a los niños y a los jóvenes en un rol mucho más protagónico, que los involucre como los "autores" de su propia ciudad. La intención es generar un sentimiento de pertenencia, de responsabilidad y de ciudadanía.
imagen
     Una de las iniciativas que más se ajus-ta a este propósito es el Camino Escolar. Se trata de adecuar una red de itinerarios urbanos que converjan en el centro escolar, de tal forma que se asegure una alta seguridad y confortabilidad para los peatones y, especialmente, para los niños y niñas en edad escolar.

Itinerarios seguros para escolares

  Se trata de una vía de circulación preferente, escogida entre los recorridos más utilizados por los alumnos y alumnas, donde se garantiza una alta seguridad y confortabilidad para lo peatones y ciclistas.
  Los principales objetivos de la ini-ciativa son la consecución de un modelo de movilidad sustentable y el logro de una mayor seguridad en las calles de nuestros pueblos y ciudades. Es decir, por un lado, pretende apostar por los modos de transporte no motorizados -a pie y en bicicleta- para recuperar el carácter cívico de las calles como lugares no  solo

13

Para el día a día en la escuela

imagen

de paso, sino también de encuentro y de esparcimiento; por otro lado, se hace necesario reducir la accidentalidad en el espacio público y, sobre todo, conseguir aumentar la confianza de los adultos respecto de la seguridad de las calles.
    Uno puede preguntarse por qué tomar a los niños como el punto de partida para la transformación de las calles y del espacio público en general. En primer lugar, porque los niños y las niñas entre 0 y 14 años constituyen aproximadamente el 30% del conjunto de la población; pero

sobre todo, porque las actuaciones que se encaminen a mejorar la movilidad de los menores, son en términos prácticos mejoras de las que disfrutarán todos los ciudadanos y, especialmente, las personas con problemas de movilidad.

El niño peatón

  Nuestros pueblos y ciudades están diseñados por personas adultas y físicamente en buenas condiciones que, aunque inconscientemente, lo hacen pensando en personas que tienen estas mismas condiciones. Ejemplo  de esto  es

la presencia excesiva de barreras arquitectónicas en el espacio público, que imposibilitan los desplazamientos de las personas con movilidad reducida; otro ejemplo es el mobiliario urbano, que obstaculiza la vista de las personas de baja estatura, especialmente los niños y niñas. Es necesario, por ello, mirar el entorno con ojos de niño para poder modificarlo a la medida y de acuerdo con las necesidades de este colectivo, asegurando así que las mejoras repercutan en toda la ciudadanía.

Los peatones más pequeños, los niños, se diferencian de los peatones adultos en un aspecto bastante significativo. Para ellos, desplazarse no significa solo ir de un lugar a otro, lo que les importa no es lle-gar cuanto antes al destino deseado. Todo lo contrario, para los niños, los despla-zamientos constituyen un momento de exploración del entorno y significan una fuente de conocimiento de la realidad que los rodea, así como la posibilidad de ju-gar, correr, saltar, etc. Pero, esta forma de disfrutar del espacio público solo es po-sible, en gran medida, si no tienen que supeditarse  a  las  necesidades y a los de-

Es importante implicar a los niños y a los jóvenes en un rol mucho más protagónico, que los involucre como los "autores" de su propia ciudad.

imagen

14

Para el día a día en la escuela

imagen

seos de los  adultos que  los acom-pañan.   
   Además de lo que significa para los niños ir por la calle, también debe tenerse en cuenta sus características físicas y antropométricas. Las principales que deben destacarse son las siguientes:
    
* Por un lado, las características específicas de los niños les impiden percibir el peligro de la misma forma que los adultos, porque:

-  Su campo visual es más angosto (70º, mientras que el de los adultos es de 180º). (ver Figura 1)
- A causa de su baja estatura, hay muchos obstáculos que les obstruyen la vista o les esconden de la vista de los automovilistas (hay que tener en cuenta que, muy a menudo, los niños confunden "ver" con "ser vistos").
-  Tardan de 3 a 4 segundos en darse cuenta de si un auto se detiene o continúa en movimiento.
- Confunden altura del objeto con alejamiento, con lo cual un auto pequeño muy próximo les parece tan alejado como un camión que esté más lejos.
- No determinan con precisión la procedencia exacta de los sonidos.

Figura 1: Campo visual de un adulto  y campo visual de un niño
imagen

* Por otro lado, en la circulación, el comportamiento de los niños es poco previsible en la medida en que a veces están muy atentos y vigilantes, y otras veces se distraen y son impulsivos (por ejemplo, antes de los 12 años, un niño puede cruzar fácilmente la calle sin mirar aun habiéndole enseñado a no hacerlo y a caminar por las veredas).

     Un último aspecto a tratar respecto del comportamiento de los niños en la calle tiene que ver con el juego y el esparcimiento. La acción de jugar es esencialmente necesaria en el desarrollo emotivo, psicomotor y psicosocial de los niños. Pero, cada vez más, los niños ya no pueden jugar en la calle sin la presencia de adultos que velen por su seguridad. El predominio que se ha otorgado a los automóviles en nuestros pueblos y ciudades es la principal causa de este fenómeno. El espacio público se ha convertido en un lugar peligroso, sin prácticamente espacios donde jugar, y los espacios seguros se han convertido, con más frecuencia, en una especie de islas-reductos cada vez más escasas y alejadas entre sí.

15

Para el día a día en la escuela

imagen

La implementación del Camino Escolar

     El Camino Escolar se elabora median-te un proceso de participación ciudadana en el que intervienen los niños y las niñas que van a la escuela; intervienen también los centros escolares y su profesorado, las familias, las administraciones públi-cas con  competencias  en el tema, los es-

tablecimientos y las asociaciones del entorno, y un equipo de técnicos consultores que realizan un detallado diagnóstico de la situación y proponen las medidas adecuadas para la implemen-tación del Camino Escolar.
   Desde el punto de vista técnico, la implementación del Camino Escolar se basa en la propuesta y ejecución de distintas medidas de mejora tanto en los accesos inmediatos al centro educativo como en el resto del itinerario. Esta diferenciación de espacios es necesaria fundamentalmente porque si bien las calles situadas alrededor del colegio presentan flujos significativos de niños y acompañantes, es en los accesos a los colegios donde estos se concentran en un tiempo y espacio reducidos.

Inventario de la situación de partida

  Para poder implementar medidas de me-

jora, es necesario realizar un análisis de la situación en la que se encuentran los accesos al colegio y las calles por las que los alumnos acceden a él. En primer lugar, se centrará la atención en los elementos a tener en cuenta en un radio amplio alrededor del centro educativo, con el fin de proponer los itinerarios que se convertirán en los canalizadores de los flujos de niños y acompañantes. Después, se pasará a analizar los aspectos a considerar en relación con los accesos a los colegios.
    En la mayoría de experiencias lleva-das a cabo, la elección de los itinerarios que deben mejorarse se hace a partir del trabajo en las aulas entre niños y educadores, así como a partir de encuestas que el colegio manda a las diferentes familias. Con este trabajo impulsado desde el centro escolar, se pretende conocer los itinerarios mayoritarios seguidos por los niños, conocer los medios de transporte que usan para llegar y regresar del colegio, detectar los principales puntos críticos de estos itinerarios, identificar las posibles soluciones propuestas tanto por los alumnos como por las familias para resolver los conflictos detectados y, finalmente, conocer la disposición de las familias para dejar que sus hijos vayan solos al colegio si mejoraran las condiciones de seguridad.
    Además de los datos obtenidos con este trabajo, los técnicos también necesitarán información sobre los siguientes aspectos:

- Datos referentes  al  tránsito motorizado

El espacio público se ha convertido en un lugar peligroso, sin espacios donde jugar, y los espacios seguros se han convertido en islas-reductos cada vez más escasos y alejados entre sí.

16

Para el día a día en la escuela

imagen

y a la calzada, tales como intensidades de tránsito de las calles de acceso al colegio, sentido de circulación de éstas, ordenación y regulación de los cruces, oferta de estacionamiento, estaciona-miento ilegal, señalización viaria, etc.

Datos referentes a los peatones y a las veredas, tales como intensidad de los flujos de peatones en las horas de entrada y salida del colegio, ancho de las veredas, localización de los pasos para peatones, existencia de arbolado y mobiliario urbano, existencia y estado del alumbrado público, visibilidad de la calzada desde la vereda y viceversa, existencia de actividades que ocupen las veredas, etc.

imagen

*   Otros datos a considerar, tales como la presencia de nodos de atracción (mercados, centros de salud, oficinas, etc.) que generen una elevada movilidad, presencia de transporte público y localización de los paraderos, existencia y situación de zonas de juego y equipamientos socioculturales cercanos, niveles de accidentalidad de la zona, etc.

    A partir de todos estos elementos, se definirán los itinerarios a mejorar en seguridad y confortabilidad, que serán variables en función de la dispersión o concentración del alumnado de cada centro.

Propuestas de mejora

  Una vez analizados los distintos as-pectos a considerar, tanto en los itinerarios hacia el colegio como en su entorno inmediato, la atención se centrará en las posibles mejoras que se puedan llevar a  cabo.

  Dichas mejoras tendrán en cuenta, fundamentalmente, los siguientes aspectos:

*   Atrio. En el caso en el que delante del centro escolar no exista un espacio suficientemente amplio para  permitir que

la espera de los padres se produzca sin aglomeraciones y sin interrumpir el paso de otros peatones, deberá construirse un sobreancho en la vereda para crear un atrio. Es aconsejable proteger los atrios con una baranda para evitar que los niños crucen la pista por este medio, que, por lo general, no es un buen punto para ubicar un cruce peatonal. (Ver Figura 2)

Nuestra tarea se orienta a estudiar la propuesta del profesor, ayudando a los estudiantes a identificar sus fortalezas y, eventualmente, pensar cómo enriquecerla.

17

Para el día a día en la escuela

imagen

Figura 2: Ejemplo de sobreancho en la vereda para crear el atrio.

*   Mejora de las veredas. Considerando que el ancho mínimo libre de paso recomendado para la acera es de 1,50 m., ésta deberá ensancharse en caso de no llegar a esta medida mínima y retirar todos los obstáculos que dificulten o impidan el paso. También deberá prestarse atención al estado de las veredas, reformándolas si fuera preciso.

* Moderación de la velocidad. En términos generales, es aconsejable pacificar el tránsito a lo largo de todos los itinerarios y, especialmente, en las zonas de acceso al colegio, mediante el tratamiento del itinerario como zona 30, prioridad invertida o calle peatonal.

*   Aumento de la seguridad en los cru-ces. Los espacios de intersección entre los peatones y los vehículos a motor suelen ser los más conflictivos. Por ello, es necesario prestar una especial atención a los cruces existentes en todos los itinerarios,  especialmente  los más cerca-

imagen

nos a los accesos a los centros. Para cada caso, deberá proponerse la solución más idónea: la creación de una intersección sobreelevada, de un paso de peatones sobreelevado, la semaforización del cruce, etc. (Ver Figuras 3 y 4).

Accesibilidad. Para asegurar que un Camino Escolar sea practicable para todos los niños y niñas es imprescindible que los itinerarios sean totalmente accesibles. En este sentido, las veredas deberán tener un ancho mínimo para que puedan cruzarse dos personas al mismo tiempo sin necesidad de que una de ellas baje de la vereda; los cruces deberán tener un rebaje para facilitar el cambio de nivel; deberán eliminarse todos los obstáculos que dificulten o impidan el desplazamiento, etc.

*   Señalización. En todos los itinerarios, especialmente en las calles aledañas al colegio, deberá existir suficiente señalización, que informe a los conducto-

18

Para el día a día en la escuela

imagen

res de la presencia de niños. Si fuera posible, deberá implementarse una señalización específica de Camino Escolar.

Calidad del paisaje urbano. Es necesario que el itinerario escolar sea atractivo y de gran calidad urbana. A partir del diseño de la vía, debe transmitirse a los conductores la especificidad del tramo que están recorriendo. Se trata de indicarles la entrada a una zona de circulación distinta de las demás, a través del diseño específico de la vía.

*   Otras consideraciones. Además de los aspectos mencionados hasta ahora, para que la implantación del Camino Escolar tenga éxito deberán tenerse en cuenta otros aspectos que también requieren de nuestra atención: la iluminación de las calles, la presencia  de mobiliario urbano,

Figura 3: Ejemplo de
intersección sobreelevada      

imagen
imagen

Figura 4: Ejemplo de paso de peatones sobreelevado

las paradas de transporte público, los semáforos, la señalización de las obras, la presencia policial, la presencia de voluntariado o el mantenimiento del propio Camino.

Resultados de la implementación del camino escolar

    Las ciudades donde se ha implemen-tado este sistema de seguridad han tenido resultados significativos: incremento de la seguridad, disminución de los accidentes que involucran a los niños y, especialmente,  aumento  de la autonomía

19

Para el día a día en la escuela

imagen
de los niños y las niñas en sus desplazamientos al colegio.
    En Argentina, se implementaron pro-yectos de Caminos Escolares en las siguientes ciudades: Rafaela (Santa Fe), Oberá (Misiones), La Plata, Ciudad de Buenos Aires, Aristóbulo del Valle (Misiones), Puerto Rico (Misiones), Victoria (Entre Ríos), Eldorado (Misiones) y actualmente está en proceso de implementación en la ciudad de Villa María (Córdoba).

Actividades pedagógicas: Educación para la movilidad sustentable y segura

     Durante la segunda mitad del siglo XX se ha producido una generalización del uso del vehículo privado entre la población. La utilización del vehículo privado se ha extendido rápidamente en nuestra sociedad para los desplazamientos cotidianos, tales como ir de casa a trabajo, ir a comprar e incluso ir a la escuela.  Este hecho ha comportado que el actual modelo de movilidad de nuestra sociedad presente graves consecuencias para el medio ambiente, para la salud humana y para nuestra calidad de vida.
 Ejemplos de estos impactos lo representan el elevado consumo energético, los elevados niveles de contaminación, una importante ocupación funcional del espacio público, un crecimiento de los problemas de salud derivados de las emisiones contaminantes, un incremento del coste individual y colectivo de la movilidad.
    Con el objetivo  de  fomentar pautas de
movilidad más sustentables y, por lo tanto, menos nocivas para el medio ambiente y para nuestra calidad de vida hace falta, entre otras iniciativas, trabajar con la población escolar con el fin de concientizarla de la necesidad de realizar un cambio profundo con respecto al modelo de movilidad existente. Es necesario que los alumnos aprendan a valorar las graves deficiencias que genera el modelo de movilidad actual. Al mismo tiempo, es importante que mediante el trabajo y la reflexión conjunta conozcan y asuman pautas de movilidad más sustentables, generando entre el alumnado la necesidad de un cambio de modelo social de movilidad implicándolos y haciéndolos partícipes del cambio en cuanto miembros de la sociedad actual y, especialmente, de la del futuro.  

Acciones a desarrollar: objetivos, contenidos y procedimientos

Objetivos

  Las sesiones de educación para la movilidad sustentable y segura en el marco del proyecto Camino Escolar pretenden lograr los siguientes objetivos:

*   Entender qué es la movilidad; apren-der que hay diferentes maneras de desplazarse, algunas más ecológicas y otras con graves consecuencias sociales y para el medio ambiente. Conceptos de movilidad y movilidad sustentable.

*   Aprender a diferenciar  los  diversos

20

Para el día a día en la escuela

imagen
modelos de movilidad existentes; reflexionar sobre el modelo de movilidad existente en nuestra sociedad (basado en el vehículo privado), sus causas y sus consecuencias.

*   Crear un espíritu crítico respecto al modelo de movilidad actual y facilitar las herramientas para exigir un modelo más sustentable

*  Vincular el concepto de movilidad sustentable al proyecto de Camino escolar seguro que se está llevando a cabo en el entorno del centro educativo.

Contenidos

    Se propone trabajar en el proceso del proyecto Camino Escolar los siguientes contenidos:

*   Conceptos de movilidad y movilidad sustentable.

*  Consecuencias del modelo de mo-vilidad actual: contaminación atmos-férica, ruido, distancia/tiempo de desplazamiento, ocupación del espacio público y coste económico.

*  Alternativas sustentables de movi-lidad: a pie, bicicleta, autobús, metro, tranvía, tren, compartir coche, etc.

Beneficios del proyecto

  Entre los efectos que se persiguen mediante la realización del proyecto de identificación e  implementación  del Ca-
mino Escolar ejecutado como estrategia que permite actuar en la transformación del medio urbano e incidir en el comportamiento de la población escolar, así como en toda la población que reside en su alrededor.
 Mediante la realización y la implan-tación coordinada de los proyectos de Camino Escolar se pretende conseguir una disminución de los desplazamientos motorizados de acceso a los centros educativos, con los efectos sobre la calidad del aire y la reducción del consumo energético que esto conlleva. Asimismo, de forma directa se pretende aumentar la seguridad de los desplazamientos de los escolares, seguridad que ha de repercutir sobre el conjunto de la población y especialmente sobre los colectivos más vulnerables.  
    El trabajo educativo con los escolares pretende a su vez traducirse en una concientización de los padres y madres, que deben recibir a través de sus hijos unas pautas de comportamiento en relación a la movilidad que deriven en cambios en su percepción y en su comportamiento.


Otros efectos positivos esperados:

-  Fortalecer la cohesión social y terri-torial.
-   Contribuir a la sustentabilidad general: el desarrollo de los proyectos de Camino Escolar debe contribuir sin duda a la mejora general del sistema urbano, con efectos de carácter global sobre la calidad ambiental del medio urbano.

21

Para el día a día en la escuela

imagen
Lucas Galak es Licenciado en Geografía por la Universidad de Buenos Aires, y está especializado en la dirección y coordinación de proyectos de movilidad sustentable y Caminos Escolares. Fue socio fundador de la consultora especializada en proyectos de movilidad sustentable y segura Moville fundada en Barcelona, España. Es Máster en Gestión Urbana (Universitat de Barcelona -España) y Postgraduado en Ges-tión y Planificación de la Movilidad (Universidad Politécnica de Cata-luña -España-). Se ha desempe-ñado como coordinador del área de movilidad sustentable del Programa Rafaela + Sustentable en  Rafaela, Argentina;  como coordinador de Planes de movilidad Urbana Sustentable para  la  Secretaría de Asuntos Municipales de la Nación, Argen-tina; como consultor experto del proyecto de Seguridad Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial financiado por el Banco Mundial y como coordi-nador del proyecto Camino Escolar en la ciudad de Buenos Aires, la Municipalidad de 3 de Febrero y la ciudad de Villa María.  Fue pro-fesor de la Facultad de Arquitec-tura de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en la cátedra Planea-miento Urbano y actualmente es profesor invitado del Master en Urbanismo de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Lucas Galak  <jlgalak@gmail.com>
imagen

Camino Escolar
Munic. Puerto Rico - Misiones

22

Para el día a día en la escuela

imagen
12(ntes): ¿Cómo nace en Buenos Aires la idea de proponer a los jardines de infantes y a las escuelas primarias el proyecto de huertas escolares?
Claudia Serafini: En el año 1987, con el regreso de la democracia, se organiza en la entonces Secretaría de Educación de la Municipalidad de Buenos Aires, la Coordinación de actividades científicas que abarcaba mas de 10 proyectos diferentes, todos vinculados con la enseñanza de las Ciencias Naturales y con la Educación Ambiental. Uno de ellos fue el programa de huertas escolares. En principio éstas estaban dirigidas a las escuelas primarias, pero la recepción no fue -en ese momento- la esperada. En cambio, los jardines de infantes respondieron con un inusitado entusiasmo.
imagen
12(ntes): ¿En aquel entonces cuál era tu propósito?, ¿se fue ampliando / ajus-tando?
C.S.:  En primer lugar, quiero mencionar a los colegas de aquel primer equipo de trabajo: Miriam Kaufman y Esteban Dicovsky. Ahora bien, reconozco que junto al aprendizaje que hacían las escuelas, las docentes y los chicos, ... nosotros también aprendíamos y adecuábamos los objetivos y las expectativas. Lo digo porque en un principio el propósito era ofrecer al alumnado la posibilidad de aprender ciencias a partir de una situación real y concreta: cultivar la huerta. Tengamos en cuenta que, en la huerta, ocurren multiplicidad de fenómenos, de cambios, de ciclos que hasta  ese  entonces  los chicos aprendían de los libros y a lo sumo
La idea de entrevistar a la ingeniera Claudia Serafini no es casual. Ha sido una de las principales promotoras de las huertas escolares, proyecto que hoy es relativamente frecuente en las escuelas pero que fue muy innovador en sus inicios.

Huertas escolares:
un proyecto que
sigue ilusionando

Entrevista a
Claudia Serafini

23

Para el día a día en la escuela

imagen

de la germinación del poroto.
12(ntes):¿Qué les aporta a los chicos una experiencia de este tipo? ¿Qué aprenden? C.S.: Desde la perspectiva del apren-dizaje de las ciencias,  la huerta permite conocer la diversidad biológica, las relaciones entre los seres vivos (los invertebrados y las plantas de la huerta, las plantas entre si) y aproximarse al ciclo de vida de las plantas desde la semilla hasta volver a producir semillas. Pero además la huerta es un espacio donde "nacen" miles de preguntas que -desde un libro, una lámina o un video- no suelen generarse. Porque la realidad no se nos presenta como una secuencia "didácticamente" ordenada. La realidad es compleja e inesperada, y eso mismo es lo que provoca en los chicos preguntas problematizadoras que despiertan el deseo de saber. Pero la huerta, no solo enriquece la mirada sobre el mundo biológico. Varios son los aprendizajes que se logran a partir de la realización de una huerta en la escuela: mejorar los hábitos alimenticios de las niñas y niños y valorar el trabajo en grupo. Cultivar la huerta implica valorar el esfuerzo que requiere la producción de alimentos y disfrutar de comer la propia producción. Cultivar en la huerta exige sin alternativa encarar un trabajo colaborativo. Y potencia la autonomía que permite que cada niño/niña se dedique y se involucre en alguna tarea en particular, en aquello que le da placer y le hace sentirse bien porque también es una tarea útil que los demás valoran. Unos disfrutan de preparar la tierra, a otros en cambio no les agrada ensuciarse y riegan... otros sa-

can los yuyos, pero... a la hora de la cosecha están todos presentes, listos para culminar el proceso en la cocina y degustar de la preparación de las ensaladas, la pasta de rabanitos con queso blanco, las empanadas de acelga. Además de proponer a los chicos que recuperen las semillas para volver a sembrar o para intercambiarlas con otras escuelas, se prepara el compost para mejorar la calidad del suelo lo que ayuda a valorar la importancia de reducir los residuos orgánicos en casa y en la escuela. Quisiera destacar que siempre, desde el inicio las huertas escolares fueron huertas orgánicas. Nunca se usaron productos de síntesis química. De algún modo fuimos pioneros en estos temas.

12(ntes): ¿Cómo incide el proyecto de huertas cuando lo planteás en un entorno urbano a rural?
C.S.: Para los niños del entorno urbano, la huerta es un mundo desconocido. Se sorprenden ante cada propuesta que reciben de sus maestras, todo es novedad. En cambio, en el ámbito rural, la mayoría de los chicos ya tienen contacto con el trabajo en la tierra, han transitado experiencias de cultivar plantas, recolectar la producción, por lo tanto, el desafío  es  otro.  La experiencia más im-

La huerta es un espacio donde "nacen" miles de preguntas que -desde un libro, una lámina o un video- no suelen generarse. Porque la realidad no se nos presenta como una secuencia "didácticamente" ordenada.

24

Para el día a día en la escuela

imagen

pactante en el contexto rural era ver como los chicos, en especial de cursos superiores de la primaria y del ciclo básico de la secundaria son capaces de plantear un verdadero proyecto de investigación y producción a partir de dar respuesta a una problemática local. Así, incluían el cultivo de nuevas especies en la escuela para ampliar la dieta del comedor escolar (por ejemplo producción de verduras de hoja bajo cubierta en lugares de bajas temperaturas) o modos de proteger el suelo para evitar el impacto de las gotas de lluvia y su compactación, entre muchas otras. Al trabajo técnico -conocido por ellos- se agrega un abordaje conceptual y una metodología de aprendizaje a través de la resolución de problemas y el diseño de proyectos que puede impactar en su futuro ocupacional o profesional.
12(ntes): ¿En tus recorridas por el país, observás que es una propuesta que se ha difundido?
C.S.: Si, en especial en las ciudades y muchas de ellas vinculadas con otro proyecto muy interesante que son las huertas comunitarias.

Los niños saben usar una Tablet incluso antes de saber atrapar al vuelo una pelota, saben hablar de animales o de ambientes desconocidos porque los vieron en los libros o en la televisión, pero no tienen una experiencia directa.

12(ntes): Hoy en día escucho a alguna docentes que proponen entusiasmadas juegos de Tablet que simulan huertas. ¿Qué les dirías?
C.S.: Recuerdo ante tu pregunta un pensamiento de la prestigiosa pedagoga italiana María Arcá. Ella dice que los niños saben usar una Tablet incluso antes de saber atrapar al vuelo una pelota, saben hablar de animales o de ambientes desconocidos porque los vieron en los libros o en la televisión, pero no tienen una experiencia directa. Cuando van -por ejemplo, a la huerta- estos conocimientos valen poco. No saben que las ortigas pican y que sobre el barro se patina, no saben siquiera que no todas las flores tienen espinas ... el deseo adulto de evitar el peligro crea alrededor del niño una realidad artificial: y esa realidad es sucia, mojada, terrosa, antihigiénica. Es más cómodo jugar a "hacer como si", a tomar por real la huerta de la Tablet. Parece imposible aprender a vivir en el mundo conociéndolo a través de situaciones ficticias.
12(ntes): Entre las novedades también veo que, algunas escuelas, que no tienen terrenos adecuados, inician proyectos de hidroponía. ¿Tu opinión?
C.S.: No me parece apropiado. Lo que necesitan los más pequeños de jardín y de primer ciclo  de  primaria,  es aprender

imagen

25

Para el día a día en la escuela

imagen

tocando, haciendo, explorando, poniendo a prueba sus ideas... como dice Arcá, nada reemplaza a la experiencia con lo real. Y -en estas edades- una lechuga cultivada bajo el sistema de hidroponía es magia. Puede tener sentido con alumnos de secundaria que analicen y comprendan el proceso. Por otra parte, es contradictorio con la idea de una alimentación saludable porque finalmente es una producción que se sostiene con productos de síntesis química.
12(ntes): Finalmente, ¿qué le dirías a las escuelas que aun tienen reparos en  armar

Claudia Serafini es Ingeniera Agrónoma por la Universidad de Buenos Aires. Especialista en Didáctica de las Ciencias Naturales. Es miembro del equipo de Nivel Inicial y de Conocimiento del Mundo de la Escuela de Maestros del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires. Actualmente se desempeña como profesora de Ciencias Naturales para la Formación Docente de Nivel Inicial en las ENS N°1, N°4  y N°5. Trabajó en el Ministerio de Educación de la Nación en la Modalidad Educación Rural en temas vinculados con la enseñanza en salas multinivel y en plurigrado. Autora de diversas publicaciones en su materia. Claudia  Serafini  <clauserafini@gmail.com>

su huerta. ¿por donde comenzar?, ¿cómo animarlas?
C.S.: Sencillamente, les diría que nunca es pronto para empezar. La huerta favorece un conocimiento físico a partir de lo real, vincularse afectivamente con la tierra, con sus productos, con el trabajo, reconocer las consecuencias positivas y negativas de la actividad humana y corregirlas, potencia el trabajo colaborativo y el desarrollo de actitudes fundamentales en la educación ambien-tal:  la cooperación, la parti-cipación, la responsabilidad, la  autonomía.

imagen
imagen

26

Para el día a día en la escuela

imagen

Cultivar la ciudad


Valeria Churba

   Las huertas en casas, en escuelas, empresas y barrios están creciendo exponencialmente en todas las ciudades del mundo.  Grandes centros urbanos como Rosario, Londres, Nueva York, Chicago, Madrid entre tantas otras, promueven y multiplican huertas, aprovechando espacios urbanos sin utilizar y volviéndolos productivos.            Producir alimentos dentro de las ciudades implica mucho más que tener acceso a alimentos más sanos, ricos y naturales, sino que genera transforma-ciones en la persona que cultiva su huerta y en su entorno.  Las huertas son un instrumento innovador de sustentabilidad urbana y más que una tendencia, la cultura de producción de alimentos en las ciudades es una necesidad, que les proponemos experimentar y comprobar.

¿Por qué promover las huertas urbanas?

Autoabastecimiento de alimentos:
Te-ner  una  huerta es una manera de obtener

alimentos frescos, locales, de calidad y variados. La huerta incluso puede ser un medio para generar ahorro en las familias.

Alimentación saludable
: La huerta nos invita a incorporar costumbres más sanas y alimentarnos mejor.  A tomar conciencia de los nutrientes que ingerimos, a dejar de incorporar químicos - como insecticidas y fertilizantes- cuidando nuestra salud y la de nuestra familia. Además, al tener conocimiento de la cantidad recursos naturales que utiliza cada cultivo para su desarrollo, los tiempos y el esfuerzo que requiere para crecer, adquirimos mayor conciencia y valoración de cada alimento.

Mejora de la salud física y psicológica de horticultores: La terapia hortícola estimula los sentidos, promueve el ejercicio, genera nuevos vínculos familiares y sociales y funciona como un espacio espiritual de contemplación y meditación activa.

27

Para el día a día en la escuela

imagen

Beneficios urbanísticos:  Las huertas pueden realizarse en terrenos degradados o abandonados, reaprovechando y revalorizando espacios, generando mejoras paisajísticas. Son espacios verdes nuevos, atractivos, llenos de aromas y colores.

Cuidado del ambiente:
*    Armar huertas es una forma de crear nuevos espacios verdes, cuidados y valorados por sus horticultores y vecinos. *    La huerta favorece a la biodiversidad del ecosistema en el que se instala, ya que a ella se acercan especies diversas como insectos y aves.
*    La producción orgánica de alimentos no utiliza pesticidas ni fertilizantes químicos. Estos contaminan la tierra y  emiten gases de efecto invernadero que contribuye al cambio climático.
*  Los productos de la huerta tienen menor huella de carbono que los comprados, ya que se evita el uso de combustible para su traslado y no se utilizan embalajes, como bandejas y bolsas de plásticos, para comercia-lizarlos.

La huerta y la educación ambiental

      La huerta en cualquiera de sus vigen-tes variantes hogareña/ comunitaria/ escolar, en tierra/en agua, horizontal/ vertical, implica un aprendizaje de la naturaleza basado en la experiencia. La huerta alimenta, pero en el camino hacia la cosecha promueve valores en horticultores como responsabilidad, solidaridad, perseverancia, compromiso y

respeto. Justamente, la educación ambiental se entiende como un proceso continuo a través del cual se crea conciencia para el cuidado de nuestro entorno a partir de la motivación y sensibilización, y las huertas nos permiten vivenciar esos procesos desde nuestras propias casas.
  La huerta además es un excelente recurso para que los habitantes de grandes centros urbanos puedan vivenciar múltiples experiencias acerca del entorno natural y rural, entender las relaciones que tienen con él, y poner en práctica actitudes y hábitos de cuidado y responsabilidad ambiental.

Cómo armar una huerta

    Ya sea que se quiera armar una huerta privada o comunitaria, el primer paso será  planificarla y  hacernos algunas pre-

imagen

La huerta alimenta, pero también promueve valores en horticultores como responsabilidad, solidaridad, perseverancia, compromiso y respeto.

28

Para el día a día en la escuela

imagen

3)  Materiales para delimitar la huerta: Siempre que se arme la huerta hay que considerar que el ancho de los canteros y pasillos debe ser cómodo como para poder acceder a todos los sectores de la huerta.

Huerta en el suelo: el paso siguiente para el armado de la huerta será decidir si se quiere hacer a nivel del suelo o en altura. En caso de hacerlo directamente en el suelo, la huerta podrá delimitarse con ladrillos, piedras, troncos o tablas de madera. Es importante asegurarse de quitar bien las plantas que no queremos tener presentes en la huerta y que el suelo esté en buenas condiciones.

Huerta en altura: Recomendamos elevar los canteros al menos 30cm del nivel del suelo ya que el trabajo en altura es más cómodo y ayuda a prevenir plagas y que las mascotas se metan en la huerta.

Materiales para su construcción: Existen muchos y diversos materiales disponibles para la construcción de una huerta algunos de ellos son:

○     Ladrillos
○   Madera: ya sea con durmientes, ta-blas de madera, cajones de verduras o  in-

guntas.
     La clave para el éxito de una huerta es la planificación de actividades y responsabilidades, en función de los objetivos que queramos lograr a través de ella.
  Luego de eso, nos preguntaremos, ¿Dónde estará localizada? ¿Quién se hará cargo de las distintas tareas? ¿Qué y cuánto espero cosechar? ¿con qué recursos cuento?

El diseño paso a paso

1) El lugar para la huerta: Para seleccionarlo, es importante tener en cuenta la disponibilidad de luz (por lo menos 4 horas de sol para la mayoría de hortalizas y frutales) y la comodidad en el acceso al sector. Es recomendable también disponer de una canilla cercana para facilitar el riego. ¡Importante! Evitar lugares bajos para impedir el anegamiento de agua. También sugerimos un lugar visible para garantizar un mejor cuidado y que tenga fácil acceso para los niños. Además, es ideal que esté protegido con un cerco evitando el ingreso de mascotas, pelotas de futbol, etc.

2)   Tamaño de la huerta: La extensión de la huerta puede ser muy variable, por lo que antes de definirlo hay que considerar que, cuanto más grande la huerta, mayor será el trabajo que requiera, pero también la producción, la cantidad y variedad de las plantas que pueden elegirse. Que haya espacio para darle una posibilidad de expansión.

La clave para el éxito de una huerta es la planificación de actividades y responsabilidades, en función de los objetivos que queramos lograr a través de ella.

29

Para el día a día en la escuela

imagen

cluso pallets reutilizados. La madera puede impermeabilizarse por dentro para darle mayor durabilidad y tolerancia a la intemperie.
○ Macetas: de plástico, de cemento, fibrocemento, barro, entre otros materiales.
○    Contenedores recuperados como yan-tas, cajones de verduras, entre otros.

   Es importante considerar que las macetas o contenedores con base o fondo pueden limitar el crecimiento de los cultivos, pero resultan ideales cuando se cuenta con poco espacio verde. Siempre hay que tener en cuenta la importancia del drenaje. En el caso de realizar la huerta en contenedores, estos deberán tener agujeros para que pueda salir el agua excedente.

El sustrato

   Luego de haber diseñado nuestro espacio de huerta, para comenzar el trabajo en la tierra el primer paso es examinar el estado de la tierra presente en el sector, que debe ser fértil y estar suelta, y con buena estructura para el cultivo de la huerta. Para realizar la huerta en macetas, se debe colocar además de la tierra una base de piedritas (ladrillos partidos, leca o pometina) para favorecer el drenaje.

Planificación de los Cultivos

Elección del cultivo. Para elegir las hortalizas a cultivar se debe tener en cuenta lo siguiente:

*     La época del año.
*   La dificultad del cultivo vinculada a los cuidados y requerimientos de suelo, agua y luz.
*   La necesidad de equilibrar ecosisté-micamente la huerta (ver asociaciones agroecológicas).
*   El tamaño y los tiempos que impli-cará su crecimiento.
*  Los gustos o necesidades de los horticultores y quienes vayan a consu-mirlas.

     Algunas hortalizas se pueden cultivar en cualquier momento del año, mientras otras se siembran en momento determinados, por ejemplo, cuando comienza la primavera. La mayoría de las hortalizas son plantas anuales, es decir que completan su ciclo vital a lo largo de 1 año y muchas plantas aromáticas, por el contrario, son perennes, por lo tanto, viven más de 1 año y generalmente no pierden sus hojas en invierno. La lechuga, por ejemplo, puede sembrarse durante todo el año mientras que el tomate se siembra en septiembre y al finalizar el verano la planta muere, ya que no tolera las heladas (chequear calendario de siembra). Las aromáticas, como el romero, la salvia, la lavanda y el tomillo son plantas perennes.

Sustentabilidad en la Huerta

     Una vez pasada la inversión inicial en sustratos, semillas y contenedores, el costo del mantenimiento de la huerta es muy bajo si está bien planificada. La compostera nos  dará  el  abono necesario

32

Para el día a día en la escuela

imagen

nomía familiar como una estrategia viable para ayudar a preservar el ambiente,  para  incorporar una buena nu-
ción y contrarrestar los problemas económicos.
    La agricultura agroecológica evita el uso de productos químicos como fertilizantes e insecticidas, que además de perjudicar a la diversidad de especies de la huerta, pueden permanecer por largo tiempo en las plantas que luego consumimos. En cambio, se utilizan preparados caseros para su man-tenimiento, por ejemplo, el ajo contiene sustancias que ahuyentan diversos insectos. Para aprovechar su capacidad, se pueden hacer diversas preparaciones, como el alcohol de ajo, que se prepara licuando 5 o 6 dientes de ajo con medio litro de agua y medio litro de alcohol fino (etílico a 96°). Mantener en la heladera y utilizar para pulverizar las plantas y el suelo.

para el suelo y el banco de semillas nos permitirán continuar sembrando tempo-rada tras temporada.

El riego de la huerta


    No existe una fórmula única de riego para la huerta, ya que la cantidad de agua que requiere una planta u otra dependiendo de muchos factores como época del año, etapa de crecimiento de la planta, horas de sol que recibe, temperatura, viento, entre otras. Por lo tanto, la principal recomendación es verificar la humedad de la tierra unos centímetros por debajo de la superficie.

Mantenimiento de la huerta

    El desarrollo de las huertas desde la perspectiva agroecológica implica recuperar los usos y costumbres que han existido ancestralmente para preservar la biodiversidad, el  autoconsumo  y  la eco-

Valeria Churba. Licenciada en ambiente, lideró y formó parte de equipos en empresas, organismos públicos y ONGs. Desarrolló iniciativas de educación ambiental, vinculadas a temas como el cambio climático, la gestión de los residuos y el consumo sustentable. Desde el año 2009 se dedica a diseñar, gestionar y ejecutar proyectos de agricultura urbana. Trabaja con un concepto moderno e innovador de huertas, adaptándolas a la ciudad, sus hogares, comunidades, instituciones y centros educativos, considerando sus ritmos, espacios, capacidades y necesidades. Considera que a través de las huertas es posible transmitir y difundir herramientas para una vida más sustentable y responsable en la ciudad. Valeria Churba <vchurba@hotmail.com>

imagen

33

Para el día a día en la escuela

imagen

La verdad ... no lo sabía: artículo a la manera de un glosario

Macarena Maran

Desarrollo sostenible y desarrollo regenerativo

  En 1983, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) crea la Comisión Mundial sobre el Ambiente y el Desarrollo, presidida por la entonces primera ministra de Noruega la Dra. G.H. Brundtland. La comisión tuvo como finalidad estudiar de manera interrela-cionada los problemas ambientales que afectan al planeta en su conjunto y buscar el equilibrio entre ambiente y desarrollo. La comisión presenta un informe en 1989 llamado originalmente "Nuestro Futuro Común", más conocido como Informe Brundtland donde se formula por primera vez, el modelo de desarrollo sostenible (o sustentable) definido como aquel que "satisface las necesidades de la generación actual sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer  sus  propias necesidades".

Cuando nos referimos o leemos acerca de las problemáticas ambientales, sobre  las posibles soluciones y entre ellas el papel de la educación para prevenir o solucionar dichas cuestiones, nos hallamos con conceptos no siempre claros e inequívocos. Esta nota pretende referirse a algunos ellos. Seguro que además de actualizarnos, descubriremos ideas que nos pueden llevar a caminos insospechados.

El Informe Brundtland determina en gran medida el marco teórico y el diagnóstico de las reuniones y discusiones que tendrían lugar en la Cumbre de Río de Janeiro en 1992.
     Generalmente los términos sostenible y sustentable son usados como sinó-nimos. Algunos autores hacen distinciones sobre el significado de cada una de ellos, entendiendo como sustentable el proceso por el cual solo se preservan, conservan y protegen los Recursos Naturales para el beneficio de las generaciones presentes y futuras sin tomar en cuenta las necesidades sociales, políticas ni culturales del ser humano, mientras que el desarrollo sostenible es el proceso mediante el cual se trata de satisfacer las necesidades económicas, sociales, de diversidad cultural y de un ambiente sano de la actual generación, sin poner en riesgo la satisfacción de las mismas a las generaciones futuras.

34

Para el día a día en la escuela

imagen
que es la ciencia que estudia las interrelaciones de los organismos entre sí y de los organismos con el medio físico. La creciente preocupación por las problemáticas ambientales dio origen al ecologismo que es el movimiento social que da la voz de alarma sobre los problemas ambientales de nuestro planeta, actúa para buscar soluciones y trata de frenar el avance de la degradación del ambiente. 

Educación ambiental

    Muy ligado al movimiento ecologista nace en los años 70, la educación ambiental como intento de dar respuesta a la crisis.  La educación ambiental - tal como fue reconocida en el Congreso Internacional de Educación y Formación sobre Medio Ambiente realizada en Moscú en el año 1972, es definida como  "un proceso permanente en el cual los individuos y las comunidades adquieren conciencia de su medio y aprenden los conocimientos, los valores, las destrezas, la experiencia y también la determinación que les capacita para actuar, individual y colectivamente, en la resolución de los problemas ambientales y futuros". No  se  trata  de una educación  para  "comprender  y admitir"

Desarrollo regenerativo

     El paradigma del desarrollo sostenible rigió la políticas públicas durante varios años. Herbert Girardet, co-fundador del World Future Council, una fundación formada por personalidades que asesoran sobre las futuras políticas a adoptar, afirma que hay que empezar a pensar qué podemos hacer no para sostener el planeta, sino para regenerarlo  ya que todos los indicadores de bio-capacidad están por debajo de los esperado. Propone comenzar a trabajar en un nuevo paradigma, el del desarrollo regenerativo. Se trata de un cambio en la forma de pensar y actuar, no solo para conservar los ecosistemas, sino para aumentar la capacidad de los mismos. Hace especial hincapié en la remodelación de las ciudades, puesto que en ellas se concentra gran parte de la población mundial y es allí donde las acciones serán realmente efectivas.

Ambiente, ecología y ecologismo

     Denominamos ambiente al conjunto de agentes físicos, químicos y biológicos y de factores sociales susceptibles de tener un efecto directo e indirecto, inmediato o tardío sobre los seres vivos y las actividades humanas. El ambiente no se reduce a cuestiones de la biosfera, también abarca el sistema de relaciones políticas, económicas, sociales y culturales que configuran la sociosfera.
     El concepto de ambiente ha evolu-cionado  en  las  últimas décadas, en gran medida  por  el  desarrollo  de la ecología

Links de interes:

Informe Planeta Viv0 2016, WWF.
Objetivos y Metas de Desarrollo Sostenible, ONU

35

Para el día a día en la escuela

imagen
La Educación ambiental  y los paradigmas vigentes

   Aunque en términos generales hay acuerdos en entender que la educación ambiental propicia cambios en el pensamiento y en el comportamiento de las personas y que se trata de una educación para la acción, no hay una única concepción de educación ambie-ntal, por el contrario predomina la heterogeneidad y el debate. Se trata de un ámbito de pensamiento y de acción pluri-paradigmático ya que en él coexisten diversas tendencias. Resumiendo, pode-mos identificar tres modelos dominantes en las prácticas de los educadores ambie-ntales:


*  un modelo de corte naturalista centrado en la comprensión e investigación del medio.

sino  para "comprender y transformar". La educación ambiental debe ser una educación permanente y globalizada que pueda adaptarse a los cambios que se producen en un mundo en constante cambio. Deberá estar dirigida a personas de todas las edades , a todos los niveles y en los contextos de la educación formal, no formal e informal. La educación ambiental excede el espacio territorial de la escuela.

Links de interes:

http://www.conreu.com.ar/ https://rieoei.org/RIE - Vol 40 y 41
*   un modelo de tipo ambientalista que promueve la conservación, la protección, el respeto del medio a través de la sensibilización, la concienciación y capacitación de la población respecto al tratamiento de los problemas ambientales, y

*     un modelo próximo al desarrollo sostenible y al cambio social que tiene  a su vez posturas de diverso carácter. Así hallamos modelos reformistas foca-lizados en los logros éticos y de desarrollo personal y/o en un desarrollo sostenible que no cuestiona el sistema establecido, hasta  otras posiciones más radicales que centran la solución de la crisis ambiental en  un profundo cambio de las estructuras socioeconómicas. El principal propulsor de la Educación para el Desarrollo Sustentable (EDS) es la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de la UNESCO y el PNUMA. Lo hace a través de programas internacionales, recomendaciones y declaraciones. Entre ellas, se incluye la declaración del decenio comprendido entre 2005 y 2014 como el Decenio de las ONU de la EDS.

    Las diferencias entre estos modelos  estriban en cómo se caracteriza el cambio, el sentido del mismo,  la envergadura del cambio propuesto, su contenido y las estrategias utilizadas para facilitarlo. La polémica entre quienes apoyan un enfoque próximo a la EDS o quienes estan a favor de la Educación  Ambiental, sigue vigente.

36

Para el día a día en la escuela

imagen
Economía lineal y Economía circular

  La economía lineal se basa en la concepción de "tomar, hacer, desechar", en la que se utilizan grandes cantidades de energía y recursos. Mientras que el concepto de economía circular parte de un modelo reparador y regenerativo, que pretende conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad y valor en todo momento. Consiste en un ciclo contínuo de desarrollo positivo que conserva y mejora el capital natural, optimiza el uso de los recursos y minimiza los riesgos del sistema al gestionar una cantidad finita de existencias y unos flujos renovables. Además, funciona de forma eficaz en todo tipo de escala.
Links de interés:

https://es.unesco.org/themes/educacion-desarrollo-sostenible

http://unesdoc.unesco.org/images/0025/002524/252423s.pdf

http://www.unesco.org/new/es/media-services/single-view/news/unesco_sustainable_development_begins_with_education/
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen

Extraer

Producir

Consumir

Descartar

imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen

Producir

Devolver

Usar

Para lograr un sistema productivo sustentable, es necesario pasar de una economía lineal en donde consumimos y disponemos de los residuos, hacia una economía circular en donde los residuos / subproductos son reincorporados en el sistema productivo.
Fuente: Conexión Reciclado, un proyecto de La Ciudad Posible

37

Para el día a día en la escuela

imagen

   Hay diez rasgos configuradores que definen cómo debe funcionar la economía circular:
1.  El residuo se convierte en recurso. Todo el material biodegradable vuelve a la naturaleza y el que no es biodegradable se reutiliza.
2.  El segundo uso: reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores.
3.   La reutilización: reusar ciertos resi-duos o ciertas partes de los mismos, que todavía pueden funcionar para la elaboración de nuevos productos.
4.    La reparación: encontrar una segun-da vida a los productos estropeados.
5.     El reciclaje: utilizar los materiales que se encuentran en los residuos.
6.    La valorización: aprovechar energé-ticamente los residuos que no se pueden reciclar.
7.   Economía de la funcionalidad: eli-minar la venta de productos e implantar un sistema de alquiler de bienes. Cuando el producto termina su función prin-cipal, vuelve a la empresa, que lo desmontará para reutilizar sus piezas válidas.

8.   Energía de fuentes renovables: elimi-nación de combustibles fósiles para producir el producto,  reutilizar y reciclar. 9. La eco-concepción: considera los impactos ambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto y los integra desde su concepción.
10. La ecología industrial y territorial: establecimiento de un modo de organización industrial en un mismo territorio caracterizado por una gestión optimizada de los stocks y de los flujos de materiales, energía y servicios.

Gestión integral de residuos

     La gestión integral de residuos sólidos urbanos (GIRSU) es el conjunto de operaciones que tienen por objeto dar a los residuos producidos en una zona, el destino y tratamiento adecuado, de una manera ambientalmente sustentable, téc-nica y económicamente factible y social-mente aceptable. La gestión integral com-prende las siguientes etapas: prevención, generación, disposición inicial, recolec-ción, transporte, almacenamiento, planta de transferencia, tratamiento y/o procesa-miento y disposición final.

imagen

Dentro de este concepto es importante mencionar la pirámide de jerarquía de tratamiento de residuos, en donde se determina cuales son los tratamientos más favorables y menos favorables a la hora de trabajar en esta rama.

38

Para el día a día en la escuela

imagen

  En la pirámide se puede ver rápi-damente que la prevención de residuos es prioritario a la hora de tratar los residuos. Se entiende por prevención al conjunto de medidas adoptadas en la fase de concepción y diseño, de producción, de distribución y de consumo de una sustancia, material o producto.
    La prevención está muy por arriba en el orden jerárquico de dos de las opciones que hoy más se utilizan, la reutilización y el reciclaje. Por eso la importancia de poner foco en acciones que fomenten trabajar en este eslabon.

Consumo. Consumo colaborativo 

    El consumo colaborativo es un sis-tema  económico   basado  en   compartir,
intercambiar, alquilar o  regalar  bienes y 

servicios  a  través  de   plataformas  digi-
tales, siendo el más claro ejemplo del a-vance tecnológico al servicio de una for-ma de vida sencilla. Del consumismo in-dividualizado y desmedido se pasa a un consumo moderado, prescindiendo de intermediarios y logrando así una signifi-cativa reducción de costos y en muchos casos de procesos de producción. Estos son algunos ejemplos de consumo colaborativo: Compartir coche o espacio de trabajo; intercambiar casas para determinados períodos; compraventa de artículos de segunda mano, intercambiar libros y películas; compartir conexiones Wi-Fi, etc.   

Economía social y solidaria

        En todos los países, hay mujeres y hombres que se organizan de manera libre, democrática y solidaria para  crear asociaciones, cooperativas, mutuas, em-presas participativas y sociales, organiza-ciones "libres" (como los softwares li-bres), y comunidades. Juntos forman la Economía Social y Solidaria (ESS): un modelo económico de dimensión social, cívica y ecológica.

Enlaces de interés:

- https://www.ellenmacarthurfoun dation.org/circular-economy/concept
https://www.youtube.com/watch?v=_k _beeRzbPk
-  http://www.conexionreciclado.com.ar/

Enlaces de interés:

- http://recicladores.com.ar/
- https://www.coviajero.com.ar/ https://www.carpoolear.com.ar/
- https://www.facebook.com/ClubDeReparadores/
- https://www.facebook.com/groups/729890540460467/
- https://www.economiasolidaria.org/biblioteca/1000-ejemplos-para-actuar-con-la-      economia-social-y-solidaria-ess

39

Para el día a día en la escuela

imagen

Macarena Maran. Me gradué de la carrera de abogacía en la Universidad de Buenos Aires. Luego de un tiempo en la Fundación Ambiente y Recursos Naturales trabajando en temas de Derecho Ambiental, decidí partir a Barcelona a realizar un postgrado en Dirección y Gestión Ambiental dictado por la Universitat de Barcelona, en donde realice mi trabajo final sobre Economía Circular. De regreso en Buenos Aires, me incorpore a La Ciudad Posible, una empresa B que tiene como propósito aumentar la capacidad de los ecosistemas para sostener la vida, mejorar la circularidad de los recursos, y contribuir a la creación de nuevos puestos de trabajo apoyandose en los paradigmas de ecología urbana, economía circular y desarrollo regenerativo. Desde ese momento me encuentre trabajando en la agenda de economía circular, en particular en el eje de residuos, gestionando proyectos con impacto social y ambiental, con el sector publico, privado y tercer sector. Por último, este año termine la Diplomatura en Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos.
maran.macarena@gmail.com  

imagen
imagen
imagen
imagen

40

Para el día a día en la escuela

imagen

Lo que cada ambiente ofrece para que las personas podamos vivir

Miriam Kaufman

     Un puestero que vive en las Sierras de Córdoba se preguntó: ¿por qué me iría de aquí, si aquí tengo todo lo que necesito para vivir? Este comentario nos lleva a preguntarnos a quienes vivimos en ambientes urbanos: ¿qué es, ese todo que necesitamos para vivir?
    En la ciudad vamos a hacer las com-pras -de ropa o comida-, encendemos la luz, abrimos la canilla, cocinamos en el horno -eléctrico o a gas-. De dónde vienen todos estos recursos, no es una pregunta que nos hagamos. Y menos aún, por qué hemos de tener un consumo responsable de los mismos, Uno consume y paga. Esta es la relación que se establece entre las personas y los recursos naturales, en particular en los entornos urbanos.
  En las escuelas se desarrollan pro-puestas que abordan esta temática. No obstante, parecieran no tener un alto impacto en la percepción y en el posterior comportamiento del alumnado. La temática ambiental es un problema de otros  y  alejada de nuestra cotidianeidad.

Un tema más que la escuela incorpora en su currícula.
     Ofrecer a los estudiantes la posibilidad de vivir experiencias en ambientes alejados de los centros de abastecimiento -supermercados, locales de comida, de ropa-, de la red de servicios cloacales, de agua potable, de energía eléctrica, de gas-, es una herramienta potente a la hora de ayudarlos a vivenciar la interdependencia entre el mundo natural y el social, y la necesidad de hacer un uso racional de los recursos naturales.
   En la Estancia La Constancia, San Javier, Córdoba, la mayor parte de nuestros visitantes son grupos de estudiantes con sus profesores que provienen de ambientes urbanos, y cuyo contacto íntimo con el mundo natural es casi nulo.
     En este sentido el diseño y desarrollo de las actividades que proponemos, facilitan no sólo un vínculo cercano con elementos y recursos de la naturaleza, sino también experiencias vivenciales individuales y grupales únicas. 

41

Para el día a día en la escuela

imagen
Miriam Kaufman es Ingeniera Agrónoma. Realizó sus estudios de post-grado en el área de la Didáctica de las Ciencias, en la Universidad de Sevilla. Desarrolló su actividad profesional en diferen-tes instituciones del ámbito público y privado. Diseño y coordinación:
- Proyecto Huertas Escolares (1988-2002). Secretaría de Educa-ción. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
- Proyecto "Entre la Facultad y la Escuela: una propuesta de la Fa-cultad de Agronomía para alumnos del nivel inicial, primario y secun-dario". Facultad de Agronomía, Universidad de Buenos Aires, (1995-2002).
- Proyecto "Qué comemos". Desa-rrollado en escuelas públicas de la capital y partido de Lanús. Subven-cionado por el Grupo Social Fonseca (2003-2006). Proyecto ga-nador del Primer Premio ABA de la Asociación Bancarios Argentinos. 2005..
- Propuesta educativa en Estancia La Constancia, San Javier, Córdo-ba  (desde febrero 2017). Miriam Kaufman <kaufmiri@gmail.com>

   El objetivo de la estadía es dar a conocer distintos aspectos del ambiente serrano, poniendo el énfasis en la interacción entre el hombre y la naturaleza. El hecho de ESTAR AHÍ, alejados de la ciudad y en íntimo contacto con el mundo natural, ayuda a comprender la estrecha relación entre el hombre y el mundo natural: de él obtenemos los recursos para alimentarnos, para tener energía eléctrica, fibras para vestirnos, tinturas para teñirlas, plantas con principios activos que se utilizan para elaborar medicamentos, o infusiones.
    Recorremos el Arroyo San Javier, nos detenemos en la toma de agua, desde donde comienzan las obras de canalización hasta llegar a la turbina generadora de electricidad. Durante las caminatas por el monte huelen las hierbas aromáticas o medicinales,  recolectamos plantas tintóreas para teñir más tarde las camisetas.
    Fue llamativa la sorpresa que produjo en los chicos, cuando, atravesando el monte, vieron brotar agua de la tierra, debajo de una piedra: la vertiente. De aquí aflora una de las fuentes de agua potable para abastecer al pueblo. No fue necesario recordarles que debían utilizar jabón neutro para el aseo y detergente biodegradable de fabricación artesanal para lavar los cacharros. En esta experiencia, se puso en evidencia por qué es necesario cuidar y hacer un uso racional de los recursos y no despilfarrar. ¡Los chicos aprenden porque están ahí!

El hecho de ESTAR AHÍ, alejados de la ciudad y en íntimo contacto con el mundo natural, ayuda a comprender la estrecha relación entre el hombre y el mundo natural.